marta-belles-bohom-feng shui

Un poco sobre mí

¡Hola! Me llamo Marta y soy una enamorada de la vida, las pequeñas cosas me hacen inmensamente feliz… un buen café sola o acompañada, una charla interesante, unas risas por teléfono con una amiga, una tarde viendo una película tapada con una manta en el sofá de mi casa, merendar unos churros de chocolate una tarde de domingo, mirar horas la chimenea e impregnarme el olor a leña, leer un buen libro sentada en el suelo de mi casa, pasear por calles “secretas” de mi ciudad y perderme.

Siento la magia de la vida muy presente en mi día a día, siento que vivo en otro mundo lleno de posibilidades, de aventuras y secretos.

Soy una romántica pero no porque me gusten las películas de amor (que también) si no porque aun sabiendo que el futuro es online, que vamos hacia la inteligencia artificial… me confieso una enamorada de las cartas escritas a mano, de mi agenda de papel, de las postales navideñas hechas por mi, de cocinar en cazuela de barro y a fuego lento. 

Por mucho que cambien las cosas, seguiré comprando en las tiendas de barrio, apoyaré siempre las cosas hechas a mano con mucho amor, a los artesanos, a los oficios de siempre…aun cuando todo avance, seguiré fiel a lo auténtico.

MARTA-BELLES-BOHOM-FENG-SHUI

Una de las cosas que más me define es mi curiosidad natural por aprender, me atrae todo el conocimiento o casi todo.

También me encanta cocinar, leer, la decoración, los aceites esenciales, escribir, dibujar y pintar, la astrología, las terapias naturales, la naturaleza y el arte en todas sus facetas.

Adoro los animales y por eso hace ya tiempo soy flexivegetariana, tengo especial devoción por los niños y las personas mayores…son tan puros, que me derrito de amor con ellos.

Y por último quiero explicar por qué me dedico al Feng Shui. Lo he dejado para el final aun cuando es lo más importante pero el Feng Shui es la suma de todo lo anterior, engloba mis gustos, inquietudes, filosofía y valores. Llegar aquí ha sido trabajo de muchos años…mi curiosidad innata me llevó a aprender sobre muchos temas para el bienestar personal y con todo lo aprendido y vivido fui tejiendo un camino personal de autoconocimiento. Llegó un momento en el que toda esa experiencia sentí que la tenía que compartir con el resto del mundo para facilitar la vida a los demás y a la vez ayudar al planeta, y la mejor forma de hacerlo era a través de este Arte Milenario.

¿Quieres que trabajemos juntas ?